miércoles, 31 de julio de 2013

Ángeles Negros. ( De mi baúl de recuerdos)




Ángeles Negros.
( De mi baúl de recuerdos)

¿Cuánto ha sido el desgarro?
¿Cuánto ha sido el dolor?
Que destruyó tu alma y quebró tu corazón.
El mundo entero te humilla por tu pobreza y color,
en esa tierra lejana que hasta Dios olvidó.
Tratados como animales,
sedientos de piedad y amor,
¡NO CONTAMOS COMO HERMANOS A LOS NEGROS POR SU COLOR!
Son complemento de África, como el tigre o el león
y olvidamos que en sus pechos late un corazón.
Que por sus venas corre sangre, que son seres humanos
con su cultura, con sus creencias.
Y siempre llega el sin piedad, el que te promete mejor vida.
Y tú no quieres para tu hijo el hambre, la humillación, la muerte
la agonía lenta que el olvido les depara,
y muchas como tú, dieron sus hijos
¡CON UNA ESPERANZA!
Que sean libres en otra tierra con trabajo, con amor
Y tal vez por qué, no soñar que haya almas piadosas,
y por ser niños, pudieran encontrar un poco de amor.
El barco estaba allí, esperando,
su sirena estremeció la tierra.
Y las madres abrazaron a sus hijos y los niños negros,
 lloraban lágrimas de sal que quemaba su rostro,
sus ojos de niño triste, con la imagen de la tierra inhóspita,
y las madres diciendo adiós.
Te llevaron como esclavo a otro país donde tu vida sería un calvario
pero lo que es peor ¡Niño Negro!
Están perdidos en el mar, y aunque reces o tus lágrimas quemen tu rostro
¡¡¡ NADIE TE ESCUCHARÁ!!!
Los sin almas que te compraron
antes de ser descubiertos te arrojaron al mar,
y la indiferencia del mundo me duele
porque en tu inocencia de niño,
SÓLO QUERÍAS LIBERTAD. 
Saciar tu hambre, con trabajo y alguna mirada de piedad.
Dios has que el hombre reflexione
Que son niños, que nunca pudieron jugar
¡¡EN QUE SE CONVIRTIÓ  EL MUNDO!!
Cómo puedes arrojar al mar un niño,
con su dolor a cuestas, sólo te pide pan y trabajar sin descanso
con el sueño sublime de alcanzar la libertad.
Y miro los ojos de mis hijos,
y creo ver los tuyos, pidiendo clemencia
y no puedo hacer nada.
Pero tu grito me seguirá como una culpa
A LOS QUE NO HICIMOS NADA
Y sonó fría y lejana la noticia,       
250 niños negros, fueron tirados al mar,
y sabes, es pascua del año 2001
Se supone que es la era del adelanto y todavía no hemos llegado
AL CORAZÓN DEL HOMBRE.
Y el mundo sigue en su dislocado eje
y entre tantas conquistas no hemos conseguido el amor.
Y nadie lloró, el mundo sigue mientras las almas de eso niños
se perdieron en las profundas aguas del mar.
Y el cielo se llenó de ÁNGELES NEGROS.



¡Dios, acúnalos, te lo pido Señor! Tú no haces diferencias por su color.

Alicia. M. Moreno.
Derechos Reservados

Año 2001

1 comentario:

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar